»    Compartir en Facebook en Google+
1) LA PUCP NO NACE DE LA IGLESIA CATÓLICA
FALSO. Como se sabe, la PUCP nace a iniciativa de la propia Iglesia Católica a través de Congregación de los Sagrados Corazones personificada por el R.P. Jorge Dintilhac, con aprobación del arzobispo de Lima Monseñor Pedro García y Naranjo y de todo el Episcopado del Perú. Ese vínculo vital no sólo aparece en su Carta Orgánica de 1917, sino que, además, claramente se precisa en el rescripto de la Congregación para la Educación Católica de Roma, por el que se aprobaron los Estatutos que la PUCP inscribió en su oportunidad ante los Registros Públicos del Perú, “con absoluto acatamiento de las resoluciones de la Santa Sede, de la cual depende” (artículo cuarto de los últimos Estatutos aprobados por la Santa Sede).


2) LA LEGISLACIÓN CANÓNICA ES INCOMPATIBLE CON LA LEGISLACIÓN PERUANA
FALSO. La llegada del gobierno del general Velasco no debió significar cambio alguno en la elección de las máximas autoridades de la PUCP, pues la llamada Ley Orgánica de la Universidad Peruana, reconociendo la pertenencia de la PUCP a la Iglesia, estableció una norma de excepción: “El rector y el pro-rector de la Pontificia Universidad Católica del Perú, serán nombrados de acuerdo a lo que prescribe su respectivo Reglamento”, rezaba el artículo 169° del Decreto Ley N° 17437.
Pese a la referida norma de excepción, los directivos de la PUCP de entonces, sin la autorización de la Santa Sede, implementaron, de manera absolutamente indebida e impropia, el sistema de elección que el Decreto Ley N° 17437 establecía para las otras universidades no pontificias, ni católicas. Abusando de la buena fe del entonces cardenal Landázuri, se le dieron las garantías de que el lazo vital que une a la Universidad Católica a la Iglesia no se rompería, independientemente de “las formas” que se adopten (carta del rector Mac Gregor al cardenal Landázuri del 24 de febrero de 1969).

3) LOS CAMBIOS ESTATUTARIOS CONTARON CON LA BENDICIÓN DEL CARDENAL AUGUSTO VARGAS ALZAMORA Y LA IGLESIA LOS APROBÓ
FALSO. Recuperada la democracia, la Santa Sede le insiste a la PUCP en efectuar la necesaria corrección de los estatutos que venían aplicándose, pese a no contar con la aprobación pontificia. Se generaron varios encuentros e incluso el cardenal Augusto Vargas Alzamora expresó su disconformidad respecto al texto que venía utilizándose, el cual además, al ser consultado en esa época a Roma, fue rechazado (carta del cardenal Augusto Vargas Alzamora al entonces rector Salomón Lerner Febres del 17 de octubre de 1997).

4) LOS ESTATUTOS QUE LA PUCP VIENE APLICANDO YA ESTÁN ADECUADOS A LA CARTA APOSTÓLICA DE JUAN PABLO II PARA LAS UNIVERSIDADES CATÓLICAS DEL MUNDO
FALSO. En marzo de 2007, el entonces rector de la PUCP, Luis Guzmán Barrón Sobrevilla, luego de de sostener reuniones, en Roma, con la Congregación para la Educación Católica, le expresa al cardenal Cipriani, que está en condiciones de preparar “las modificaciones estatutarias pendientes”, para “merecer la aprobación de la Sagrada Congregación para la Educación Católica” (Carta N° 166/2007 R, del 12 de marzo de 2007); admitiéndose, en consecuencia, que los estatutos que venía utilizándose no estaban adecuados a las normas de la Santa Sede y que sus modificaciones se encontraban pendientes.

5) LA PUCP NO ES DE LA IGLESIA CATÓLICA
FALSO. Independientemente de la vasta documentación existente, la Carta Circular N° 176/11.R, del 30 de junio de 2011, que Marcial Rubio Correa le remite a los Obispos del Perú, es meridianamente clara cuando literalmente afirma: “La Pontificia Universidad Católica del Perú es una institución de la Iglesia Católica”.

6) LA CONFERENCIA EPISCOPAL PERUANA RESPALDA LA SITUACIÓN DE REBELDÍA DE LA PUCP FRENTE AL ARZOBISPADO DE LIMA Y LA SANTA SEDE
FALSO. El 26 de agosto de 2011 la Conferencia Episcopal Peruana, que reúne a todos los Obispos del Perú, acuerda, por unanimidad, invocar a las autoridades de toda la comunidad universitaria de la PUCP “a que acojan las indicaciones de la Congregación para la Educación Católica, en la certeza de que la Iglesia, madre y maestra, garantiza para el bien de todos, la naturaleza católica de cualquier institución y al orientación católica de la educación que en ella se debe brindar”, además de expresar su “reconocimiento y respaldo al cardenal Juan Luis Cipriani Thorne en la alta responsabilidad que le compete como Arzobispo de Lima y Gran Canciller de la PUCP”.

EXPRESO/09-15-11

No hay comentarios: