»    Compartir en Facebook en Google+

Torre del reloj en Iquique Perú
Un gran incendio en junio de 1873, arrasó las cuadras que rodeaban la plaza central de Iquique, puerto peruano, y tuvo su origen en los depósitos de nitrato ubicados a un costado de la iglesia, que también fue consumida. Tras este siniestro y hasta 1875 se crearían cinco compañías de bomberos, la primera de ellas fue creada en 1870 a cargo de Alfonso Ugarte y Guillermo Billingurst.

El incendio de 1873 no solo destruyó la Iglesia Mayor, sino también el principal referente hasta entonces de la ciudad: el enorme reloj ubicado en su torre principal, fundamental según crónicas de la época para que la población “normara su vida y sus operaciones”. El 14 de diciembre de 1877, atendiendo la solicitud de los habitantes, acostumbrada a regirse por un cronómetro público, el Concejo Departamental llamó a reunión extraordinaria para tratar sobre la compra de un reloj y construcción de una torre en el jardín de la plaza para su sostenimiento. Una comisión nombrada para estudiar su factibilidad estimó algunos meses después que debían destinarse inicialmente 7.000 soles para su adquisición en Europa, por parte de un intermediario.

Torre del Reloj en Iquique Perú. Fotografía estereoscópica
El 25 de junio de 1878, el Concejo firmaba con el joyero Federico Franzt, un convenio de compra de un reloj que diera los cuartos de hora en una campana y las horas en una campana mayor, con un sonido “fuerte, claro y vibrante”. El reloj debía estar en el lugar asignado por el Concejo Municipal en un plazo no mayor de ocho meses a partir de la firma del contrato, debiendo pagar una fuerte multa de cinco soles por cada día de atraso.

Franzt cumplió el convenio y a fines de noviembre de 1878 informaba a las autoridades que el 3 de diciembre de 1878 llegaría el vapor “Ibis” con el reloj y sus especificaciones en regla. Una semana más tarde era desembarcado en el muelle fiscal de Iquique, comenzando su instalación en el acto. El reloj de la plaza estaba en funcionamiento en febrero de 1879.

No hay comentarios: