»    Compartir en Facebook en Google+
Nace el 11 de mayo de 1844 en Tacna, hijo de José Gabino Molina y de Paula Paniagua. Fue poeta, periodista, profesor. Modesto Molina Paniagua peleó en la batalla del Campo de la Alianza. Su existencia se asemeja a una novela romántica, también semitrágica. Huérfano a temprana edad, es perseguido por Lizardo Montero, estuvo preso en la isla de Taquile, quedó viudo, junto con sus hijos. Esgrimió la pluma como relámpago centellante, siempre buscando la verdad, en su prosa histórica; en la hora del ensueño, compuso decenas de poemas, la mayoría de largo aliento. Integró la Bohemia Tacneña.

En 1874, Modesto Molina fundó "El Comercio de Iquique" diario que dejó de publicarse en diciembre de 1879, cuando fuerzas chilenas ocupan el puerto peruano de Iquique.

Modesto Molina Paniagua llegó a ocupar la Prefectura de Tarapacá hasta 1876, en que es nombrado Tesorero Fiscal de Iquique. Fundador del Diario El Comercio, en 1895 tomó la dirección del Periódico “La voz del Sur” desde 1895 hasta 1898. Escribe “Hojas del Proceso” (1880) en la que narra la batalla de Tarapacá, una biografía de Alfonso Ugarte, la historia del Himno a Tacna y el poema “Reliquia de los Héroes” en honor a los caídos en Tacna y Arica, la que es declamada en el muelle de Arica, cuando son trasladados sus restos a la ciudad de Lima para su descanso en el cementerio Presbítero Maestro. Muere el 29 de abril de 1925.

En 1887, en “El Tesoro del Hogar” del Ecuador, se escribió: “Modesto Molina, hijo de Tacna, la hermosa cautiva que gime hoy bajo el ominoso yugo de sus fieros vencedores, aguardando del amor de sus hermanos, la ansiada redención, es el vate que ha enriquecido la literatura del Perú con los sentidos y melodiosos acentos de su numen poético, y que el presente, a semejanza de los proféticos cantores de Jerusalén, arranca a su lira la más conmovedoras motas, inspiradas por el santo amor a la patria acongojada, y la sublime desesperación de la desgracia…”

En los días del aniversario nacional había, hasta 1911, una reunión muy concurrida en casa del "Delegado" o agente del gobierno del Perú Artidoro Espejo. Se bebía champaña y eran entonadas las estrofas del "Himno de Tacna", cuya letra redactó en 1886 Modesto Molina con la música del himno nacional peruano. Este himno fue escuchado por vez primera en la sesión solemne de la vieja y gloriosa Sociedad de Artesanos "El Porvenir" cuando lo cantó el Orfeón de Tacna, institución musical de gran importancia

El coro decía así: "Mantengamos el fuego sagrado del amor a la Patria inmortal, que Dios salva a los pueblos que confían en su libertad."

Modesto Molina fue el más vivo animador de aquella legión moceril de escritores, artistas y poetas que formaron la Bohemia Tacneña. Molina demostró en toda su vida corazón de peruano. Luchó y sufrió persecuciones y hostilidades por sostener ideas rebeldes opuestas a la pacata opinión de las gentes de su tiempo.

Conocido como el "Patriarca de las Letras Tacneñas” murió en 1825.

No hay comentarios: