»
La Conexión Perú Chicago

CUARENTA Y TRES AÑOS DE SERVICIO COMPARTIDO
por Kevin Gallagher SJ, y Bob Beckman SJ

(Publicado en "PARTNERS Summer 2003" de la Compañía de Jesús de la Provincia d…

La Conexión Perú Chicago

CUARENTA Y TRES AÑOS DE SERVICIO COMPARTIDO
por Kevin Gallagher SJ, y Bob Beckman SJ

(Publicado en "PARTNERS Summer 2003" de la Compañía de Jesús de la Provincia de Chicago)

Después de un almuerzo ofrecido por la revista América en 1958 en el Waldorf-Astoria para honrar a sus editores asociados y varias Provinciales Americanos, una importante conversación tuvo lugar entre el Felipe Mac Gregor SJ, y William J. Schmidt SJ, entonces Provincial de Chicago. A falta de una mejor ubicación, los dos se sentaron en el pasillo que conduce a los vestuarios del los coros del famoso Waldorf. Las mujeres del coro fueron probablemente los únicos testigos, del histórico acuerdo forjado en el pasillo, cuando el padre MacGregor, el Vice-Provincial de la Compañía en el Perú y el padre Schmidt acordaron asociar a las Provincias de Chicago y Perú con el fin de servir mejor a la Iglesia en América Latina.

Hay algunos antecedentes, sin embargo, a esta conversación y acuerdo que vale la pena recordar. Justo en ese momento, el Papa Juan XXIII estaba pidiendo diócesis y órdenes religiosas estadounidenses para envíar un 10 por ciento de su personal hacia América Latina. La Provincia de Chicago ya había hablado con Bolivia, pero no había sido capaz de llegar a un acuerdo sobre una posible colaboración. Varias otras Provincias de Estados Unidos ya estaban hablando con las Provincias de América Latina: Maryland con Chile, Wisconsin con Argentina y Nueva Orleans con Brasil. Fue entonces cuando el padre MacGregor, quien a pesar de su apellido escocés era peruano de nacimiento, entró en escena. Ya había hablado con el Auxiliar de Estados Unidos, el Vincent McCormick SJ, y estaba dispuesto a llegar a un acuerdo. Y así lo hizo: en el lapso de unos pocos minutos en un pasillo del hotel.

Luego viajó desde Nueva York a Chicago para trabajar en los detalles. La Provincia de Chicago asumiría la responsabilidad de cuatro departamentos (provincias políticas afines a los EE.UU.) del Perú; los más cercanos a la frontera con Chile, pero los jesuitas de la vice-provincia peruana, la mayoría de los cuales eran peruanos y españoles, continuarían para trabajar y vivir allí. Todos ellos estarían bajo la jurisdicción de la Provincia de Chicago. La Provincia de Chicago acordó suministrar tantos jesuitas como sea posible: en un primer momento varios sacerdotes y dos escolásticos cada año.

La Vice-Provincia del Perú tenía en ese momento unos 220 miembros, y estaba en proceso extenderse desde Lima, donde se restableció en 1871 cuando la Compañía volvió después de la expulsión y la represión de 1767. La Compañía llegó por primera vez a la colonia española del Perú a mediados del siglo XVI y trabajó en muchas partes del altiplano peruano-boliviano. Quizás su más famoso primer "trabajo" fue su contribución a las "Reducciones"; la misión jesuita del Paraguay estaba al servicio de los pueblos originarios y comunidades cuyas vidas habían sido interrumpidas por la llegada de los colonizadores españoles. Las "Reducciones" se hicieron posteriormente famosas en la película "La Misión".

Los jesuitas establecieron en 1898 el Colegio San José en Arequipa, la principal ciudad del sur del Perú. A finales de 1950, un jesuita de Arequipa, Carlos Pozzo SJ, comenzó un apostolado social masivo llamado CIRCA en los barrios pobres que comienza a progresar allí y en todas las ciudades importantes del Perú y el resto del Tercer Mundo. En 1959 la Provincia de Chicago envió a Ernest V. Mc-Clear SJ, profesor experimentado de teología del Seminario St. Mary of the Lake de Mundelein, Illinois, que hablaba español, para hacer un reconocimiento del Perú y servir como el hombre clave para los jesuitas americanos que pronto llegarían a empezar trabajar en los ministerios jesuitas.

El 28 de octubre de 1960, durante la celebración del Señor de los Milagros, los primeros enviados de la Provincia de Chicago llegaron a Lima: Robert Beckman SJ, Benjamin Morin SJ, y Luis Tomás SJ (un jesuita español que había trabajado en Bolivia pero fue asignado a la Provincia de Chicago). Se establecieron en el Colegio San José de Arequipa y el recién obtenida catedral de la parroquia de Tacna. Luego de haber finalizado un curso de lingüística en la Universidad de Georgetown, el padre Bob comenzó a trabajar de inmediato en la escuela en la ciudad de Arequipa. Sin ninguna preparación formal en español, el padre Ben se puso a trabajar en la parroquia en Tacna. el padre Tomas fue asignado a Bolivia poco después de su llegada.

El padre Fred Green SJ, de la Provincia de California, había llegado a Tacna en 1959 y firmó el acuerdo por el que los jesuitas se hacían cargo de la parroquia de la catedral que estaba abandonada. El padre Fred Green SJ fue a la Argentina realizar su Tercera Probación ( etapa final de la formación de un miembro de la Companía de Jesus), y en 1960 regresó a Tacna, donde pasó los siguientes 42 años (este articulo fue redactado en el 2003), convirtiéndose en una leyenda en esta entonces pequeña ciudad. A medida que la ciudad crecía exponencialmente, Fred iba creado nuevos trabajos para mantener el ritmo. En 1962, el William Cetnar SJ, un pionero en la fundación del St. Joseph Mission School dentro de la parroquia de la Sagrada Familia en Chicago, llegó a Tacna, y asumió el cargo de párroco de la catedral, y presionó para la creación del Colegio Cristo Rey. El padre Fred Green SJ fue el fundador del Colegio Cristo Rey y continuó como director durante más de 20 años. Jerry Bowman SJ, llegó poco después de hacer su Tercera Probación en Colombia y se dirigió al Colegio San José en Arequipa, donde trabajó como director de la escuela noctura de San José hasta 1966 y luego se trasladó hacia el altiplano de Perú para fundar la parroquia Cristo Rey en Juliaca, una ciudad en pleno auge comercial a 3824 msnm.

En 1961, La Univerisdad Loyola de Chicago "prestó" a Henry J. Wirtenberger SJ, decano de la escuela de negocios, a la recién creada Universidad del Pacífico en Lima, que la Compañía co-fundó con un grupo de administradores laicos. el padre Wirtenberger ayudó a sentar las bases para el programa escolar de estudios, y desde entonces se ha convertido en una de las escuelas de negocios más prestigiosas de América Latina.

En los años 60, la Provincia de Chicago comenzó a enviar estudiantes jesuitas a la Provincia del Perú para un programa de tres años de estudios de filosofía en Lima. Los primeros en llegar fueron Wesselkamper Jerry, quien más tarde salió de la Compañía, y el padre William Spine, SJ, que ahora sirve en una parroquia predominantemente hispana en Lexington, KY. Este programa reunió a unos 30 escolásticos en Perú para estudiar con los jóvenes jesuitas peruanos y españoles. Resultó ser una política providencial, que aceleró la integración de la Provincia de Chicago con la Provincia del Perú. Una leve variacón tuvo lugar a mediados de los 60 mediados. Jóvenes jesuitas comenzaron a llegar al Perú como "regentes", después de que habían terminado sus estudios en filosofía. Y después de un curso de tres a cuatro meses de lenguaje, comenzaron a trabajar en el Perú. Por lo general, se quedaban tres años.

En esos primeros años, además de la fundación del Colegio Cristo Rey en Tacna y de la parroquia en Juliaca, un nuevo edificio de escuela primaria se construyó en San José de Arequipa, donde Bob Beckman fue rector y director. Durante ese tiempo la escuela secundaria también se duplicó en tamaño, gracias a un discutido programa de becas implementado con éxito por el "Padre Roberto" (Bob).

En 1968 la Provincia de Chicago entregó el control del territorio sur de Perú. En 1973, Ricardo Morales SJ, fue nombrado Provincial del Perú por el Padre General y, de común acuerdo, los dos territorios se fusionaron en una sola provincia. Los jesuitas de Chicago, que se habían concentrado en la parte sur del país, no tardaron en ser asignados a trabajos en cualquier parte de la Provincia del Perú. En 1973 también se firmó el primer "convenio" entre las provincias de Chicago y el Perú. Estos acuerdos, que han sido renovados y modificados a lo largo de los años, han regido la relación entre las dos Provincias. En la actualidad, los jesuitas de Chicago que trabajan en el Perú se consideran a sí mismos más como "jesuitas peruanos", independientemente de su relación personal jurisdiccional con la Provincia del Perú o la Provincia de Chicago.

Los jesuitas de Chicago empezaron a servir en una variedad de trabajos y lugares de la Provincia del Perú. En general, cada uno ha encontrado su propio "nicho". El padre Edward P. Schmidt SJ ("el otro Ed Schmidt"), ha estado enseñando ética empresarial desde hace 30 años en la Universidad del Pacífico en Lima, tras las huellas del padre Wirtenberger. El padre Schmidt está preparando la cuarta edición de su libro de texto de su segundo libro sobre ética empresarial. Ha recorrido colegios y universidades en los Estados Unidos, España y América Latina para hablar sobre la ética empresarial. Jeffery "Jeff" Klaiber SJ, ha estado enseñando historia del Perú en la Universidad Católica de Lima durante 20 años. Él es una autoridad en la historia social de la Iglesia Católica del Perú y de la historia del APRA como partido político del Perú. El padre Pat Casey SJ, es actualmente director del colegio San José de Arequipa y ha trabajado en los tres principales colegios de la provincia. James O'Leary SJ, el último de los jesuitas de la Provincia de Chicago que se ha sido asignado de forma indefinida al Perú, asumió el cargo de director del Colegio Fe y Alegría de Jaén, al noreste del Perú, después de haber servido durante varios años en la oficina central de Fe y Alegría. El antropólogo James "Jaime" Regan SJ, originario de la provincia de Detroit, ha participado en la investigación episcopal de la agencia pastoral de los pueblos indígenas de la selva peruana en los últimos 25 años. También es profesor de estudios religiosos de ministerios protestantes en la universidad estatal mas grande de Lima.

Otro antropólogo, el padre Matt Garr SJ, ha estado trabajando durante diez años como adjunto y director de la Oficina Episcopal de Acción Social, después de años de trabajo pastoral y de investigación en diversas partes de la sierra peruana. Frank Chamberlain SJ, sirve como pastor de El Agustino, una gigantesca parroquia en uno de los barrios marginales de Lima. Ha trabajado extensamente en la planificación de la provincia y es reconocido como "experto" de la Provincia sobre la dimensión social de la evangelización; hay que recordar que esta dimensón sigue siendo el núcleo de la actividad de los jesuitas en América Latina. En 1976, el padre Beckman fundó el Centro de Espiritualidad Ignaciana en Lima, que sigue en funciones hoy en día. El padre Charles "Charlie" Murtaugh SJ, ha participado en la labor pastoral durante más de 20 años en la parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados justo al lado del centro de Lima. El padre Gallagher, por 20 años, ha coordinado las 50 escuelas peruanas de la red Fe y Alegría, y acaba de terminar su periodo como rector del Colegio de la Inmaculada.

El padre Kevin Flaherty SJ, es un verdadero hombre del renacimiento. Psicólogo de profesión, trabaja con jóvenes jesuitas de la Provincia, y es el encargado de la pastoral vocacional; imparte cursos de teología, y dirige retiros. El padre Bob Dolan SJ, que acaba de terminar una estancia de seis años en el Colegio de la Inmaculada en Lima, se ha dedicado durante mucho tiempo al trabajo pastoral con especial énfasis en la espiritualidad ignaciana. Él puede presumir de ser uno de los pocos jesuitas que habían tenido contacto directo y peligroso con el grupo terrorista Sendero Luminoso en los años 80, cuando se desempeñó como pastor en la sierra central. Recientemente el padre Dolan tradujo al español "Do you Speak Ignatian?" (¿Hablas ignaciano?, un libro del padre George Traub SJ, de la Xavier University). La versión traducida se utiliza no sólo en América Latina sino también entre los hispanos de los Estados Unidos. El padre John Ross Sima SJ, regresó a Perú el año pasado después de servir durante varios años en la Parroquia de San Ignacio en el barrio de Chicago Rogers Park. Está en Arequipa y ha vuelto a trabajar en la espiritualidad, incluyendo sus famosos "Retiros con Clay".

Varios jesuitas de la Provincia de Chicago que trabajaron durante muchos años en el Perú han vuelto a Chicago. El padre Benjamin Morin SJ, quien trabajó durante 30 años con el padre Pozzo en Arequipa en la obra social CIRCA, regresó a los EE.UU. por razones de salud hace varios años y ahora reside en el Colombiere Center en Clarkston, Michigan. El padre Daniel Hartnett SJ, quien se desempeñó como pastor asociado en la parroquia de El Agustino de Lima y fue director de una ONG de acción social, ha regresado a la Universidad Loyola de Chicago. Su último trabajo en el Perú fue como superior y profesor del noviciado de Lima, y también fue uno de los fundadores de la Escuela Superior Ruiz de Montoya, que está siendo convertida en universidad, por lo que no debería ser una sorpresa que en la actualidad enseñe ética social en Loyola y se desempeñe como director académico del Primer Programa de Estudios Jesuitas. El padre John P. Foley SJ, ocupó cargos importantes en tres de los colegios del Perú por más de 30 años, y ahora está "en préstamo" a la Provincia de Chicago, donde es el presidente y fundador de "Cristo Rey Jesuit High School" en el lado sur de Chicago. Él permanece estrechamente asociado, sin embargo, con el "Centro del Niño Trabajador" que se inició en Tacna antes de su regreso a los Estados Unidos. El padre Fred Bergewisch SJ, quien se ofreció a venir al Perú en el momento en que muchos de sus compañeros se retiraban, ha pasado años enseñando a los estudiantes del seminario en Arequipa, confesar y dirigir a otros en los Ejercicios Espirituales, antes de regresar a la Universidad de Loyola, donde continúa sirviendo en un ministerio pastoral.

Los jesuitas en el Perú han sido recibido grandes colaboradores laicos, uno de ellos, Pablo Lammermeir, se mudó al Perú desde Cincinnati hace quince años. Desde entonces ha enseñado en el Colegio Francisco Javier, creó un orfanato, y estableció un programa de intercambio de cosecha propia con estudiantes de los Estados Unidos.

No hay duda que estos 43 años de cooperación entre las dos provincias han sido un ejemplo del proceso de globalización de los jesuitas. Las interacciones que existen entre las dos provincias, muchos de ellos asociados a los laicos, indudablemente nos mueven hacia el "Bien Universal Común" de la que habló Juan XXIII en su encíclica Pacem in Terris de 1963.

La colaboración de la Provincia de Chicago ha sido excepcional, ha enviado a 45 jesuitas al Perú en los últimos años, y ha sido pródiga con el apoyo financiero. Ha sido un campo de entrenamiento para los jesuitas del Perú que han realizado estudios de idiomas o de postgrado allí. El hermanamiento entre la Parroquia San Francisco Javier en el centro de Cincinnati y la Parroquia El Agustino en Lima es sólo un ejemplo de la estrecha colaboración que existe entre las dos Provincias. Las oraciones y la colaboración extraordinaria de muchos laicos amigos y donantes en los EE.UU. y Perú han hecho posible que los ministerios sirvan mejor al pueblo de Dios.

El Perú, por su parte, ha colaborado amablemente. Se recibió con paciencia, tolerancia y cordialidad esos primeros jesuitas Chicago en octubre de 1960. A través de los años han abierto sus casas y trabajos para muchos grupos de visitantes de los jesuitas estadounidenses y estudiantes de universidades de la Provincia de Chicago y escuelas secundarias. De vez en cuando también es enviado un jesuita del Perú para un trabajo especializado en la Provincia de Chicago, por no hablar de los que actualmente están "en préstamo" allí.

Felicidades de todos los que estamos aquí para todos ustedes en su 75 aniversario. Somos conscientes, también, de su labor en Patna y Nepal, otro ejemplo más de la globalización jesuita, donde la potencialidad de la Compañía de Jesús se está empezando a apreciar y actuar.

A modo de conclusión, volvamos a Ignacio. En sus Ejercicios, aconseja "En todo amar y servir". Nuestras oraciones en este momento son, para ambas provincias (y através de ellos a toda la Compañía de Jesús) para continuar con la aventura que es el Reino de Dios.

(Fuente: http://bin.jesuits-chgdet.org/wp-content/uploads/2011/03/Partners_SU03_pp32-35.pdf)

1 comentario:

  1. por qué en el artículo no mencionan a Jaime Gardland que estuvo por Tacna en los años 80s?

    ResponderEliminar