3/12/17

Resumen de la batalla de Ayacucho

Tras la victoria de Junín, Bolívar regresó a Lima, delegando el mando del ejército patriota al general Antonio José de Sucre, quien continuó el avance patriota hacia el sur, para encontrase con las fuerzas del virrey La Serna

El 9 de diciembre de 1824 se libró la batalla de Ayacucho, que fue el encuentro final por la Independencia del Perú. Los patriotas c…

Tras la victoria de Junín, Bolívar regresó a Lima, delegando el mando del ejército patriota al general Antonio José de Sucre, quien continuó el avance patriota hacia el sur, para encontrase con las fuerzas del virrey La Serna

El 9 de diciembre de 1824 se libró la batalla de Ayacucho, que fue el encuentro final por la Independencia del Perú. Los patriotas contaban con 5.580 hombres y los realistas con 9.310. El escenario de la batalla fue la Pampa de la Quinua, cerca de Huamanga. Los patriotas se desplegaron en la pampa, mientras que los realistas ocuparon las faldas del cercano cerro Condorcunca. El ejército patriota estaba dividido en tres divisiones: una peruana, al mando de José de la Mar (conocida como la Legión Peruana); y dos colombianas, al mando respectivamente de Jacinto Lara y José María Córdova. El ejército realista se dividió también en tres divisiones, comandadas por los generales Valdés, Monet y Villallobos.

Antes de la batalla, Sucre arengó a sus soldados con estas palabras:

De los esfuerzos de hoy pende la suerte de la América del Sur, otro día de gloria va a coronar vuestra admirable constancia. ¡Soldados!: ¡Viva el Libertador! ¡Viva Bolívar, Salvador del Perú!

La batalla se inició a las diez de la mañana. La Legión Peruana de La Mar fue la primera en sufrir el ataque realista, de parte de la división Valdés, sufriendo una fuerte embestida. Los peruanos resistieron a pie firme, pero cuando empezaron a ceder y requerir auxilio, Sucre ordenó que fueran en su apoyo las reservas de montoneros peruanos a caballo, al mando de Marcelino Carreño. La Legión Peruana pudo entonces contener a Valdés, lo que fue un hecho crucial para el resultado final de la batalla. Al mismo tiempo, Sucre ordenó avanzar a Córdova, quien al grito de «¡Adelante! ¡Armas a discreción! ¡Paso de vencedores!», inició el ataque y desorganizó a la división Villalobos, llegando arrolladoramente hasta la mitad del Condorcunca. Empezó entonces el repliegue realista. Canterac no consiguió rehacer la línea. Por su parte, La Mar se repuso y avanzó contra Valdés, quien resistió desesperadamente. La batalla terminó en la cima del Condorcunca a la una de la tarde, con una completa victoria de los patriotas.

Los realistas tuvieron 1.800 muertos y 700 heridos; los patriotas, 370 muertos y 609 heridos. La cuarta parte de los combatientes resultó muerta o herida, lo que nos da una idea de la ferocidad de la lucha. El mismo virrey La Serna fue herido y tomado prisionero. A Canterac, que le sucedió en el mando, no le quedó otro recurso que aceptar la oferta de honrosa capitulación que le hizo llegar el mando patriota.

La Legión Peruana, que tuvo una actuación destacada y decisiva en Ayacucho junto con los montoneros andinos, se constituyó en la base del ejército peruano.

La victoria de Ayacucho determinó el final de la guerra en el Perú, que se concretó con la firma de la capitulación de Ayacucho.

batalla de Ayacucho
Colorear batalla de Ayacucho


0 comentarios:

Publicar un comentario