»    Compartir en Facebook en Google+
Freed Green y voluntarios jesuitas del JVI
Viernes, 12 de diciembre 2008
Dermot - Fr. Fred

Padre Fred: "... El auxiliar de vuelo estaba cerrando la puerta del avión y, finalmente, sentí un poco de alivio. Estaba siendo deportado del Perú. Luego, la puerta se abrió y apareció Monseñor Luis Bambarén, obispo auxiliar de Lima. Miró en la cabina para asegurarse de que no había sido secuestrado y luego secretamente despegó el avión. En aquellos días, usted sabe, habían 'desaparecido' muchas personas en el Perú ... "

Es alrededor de las 11 de la mañana del domingo. Estoy mirando hacia el Océano Pacífico, descansando en la Casa Jesuita en la playa, a unos treinta minutos de Tacna. Tengo al padre Fred Green SJ, de 85 años de edad, justo frente a mi: está descansando cómodamente en su sillón favorito, contandome otra historia de su pasado increíble.

Ante mí se encuentra la leyenda de Tacna: el fundador de dos de las escuelas más prestigiosas, el constructor de comunidades enteras para los pobres, el sacerdote expiloto bombardero de la Segunda Guerra Mundial, un surfista hawaiano que ha dedicado su vida a una ciudad peruana fronteriza y desértica, cerca de cumplir cincuenta años en el sacerdocio.

En Tacna, el nombre "Padre Fred" es oro: es un humilde superstar, tan modesto como eficaz en las obras que él dirige. Hay maestros en las escuelas de Fred que prefieren rechazar un mejor salario en otras áreas sólo por gratitud hacia el hombre que los inspiró a guiar un aula. Como jesuitas voluntarios, si nos encontramos con problemas en el paso fronterizo hacia Arica, se nos indica mencionar el nombre de Fred, ya que muchos de los guardias son ex alumnos de Fred. Conozco al menos tres peruanos que llevan el mismo primer nombre no-peruano, "Fred", en honor a este extraordinario gringo.

Incluso me concederá un deseo casi egoísta, un tiempo a solas con Fred, así que estaba encantado que lo acompañara a la casa de los jesuitas en la playa, un refugio donde Fred ha pasado casi todos los domingos desde antes de que la mayoría de los que están leyendo este mensaje hayan nacido.

A solas con el Superman de Tacna, en su propia fortaleza de soledad, tengo un deseo insaciable de saber todo sobre el pasado de Fred. El problema es que Fred no revela sus cartas rápidamente. Este jesuita octogenario posee una dignidad emblemática como "Gran Generacion de America". Sé que sus ojos han visto los horrores de la guerra, la injusticia de la pobreza extrema y el triunfo de la prudencia firme contra los caprichos de los déspotas latinoamericanos. Quiero aprender sobre todo lo que Fred ha vivido, para entender que el hombre posee una humildad inherente que le impide compartir la grandeza de su pasado (característica de muchos nacidos en la década de 1920).

Para obtener la historia de la deportación de Fred me requiere un cuarto de hora de conversación. Yo sabía que él había sobrevivido a gobiernos dictadores del Perú y que había tenido un encuentro cercano con uno de ellos (el de Velasco). Ahora, Fred me está relatando cómo, en 1971, luchó en nombre de sus profesores del Colegio Cristo Rey para que tengan salarios dignos y cómo esta lucha casi le cuesta la vida a su variopinta tripulación.

Todo el problema comenzó con una carta abierta a la Junta Militar del Perú. En 1971, con el Perú en manos del general socialista Juan Francisco Velasco Alvarado, todos los fondos disponibles eran dirigidos hacia los militares, a costa de otros servicios vitales, como la educación. Los profesores de Fred vieron que su poder adquisitivo se reducía fuertemente, al igual que los burócratas del ejército peruano vieron aumentados sus salarios.

Los maestros le pidieron a Fred a tomar una posición al respecto y así Fred escribió una carta abierta a Velasco, explicando las discrepancias en los salarios y sugiere que los jefes del ejército tengan una reducción salarial; para liberar más fondos para los maestros y mostrar solidaridad con sus "camaradas" maestros que desempeñan un papel igualmente importante en la revolución de Velasco.

Las reacciones a la carta no se hicieron esperar. A los pocos días, se publicó en los diarios de Tacna y, en una semana en los diarios de Arequipa. Poco después, los maestros sindicalizados de Lima estaban haciendo cientos de copias de la carta para usarla como un llamamiento a una huelga nacional.

Con ejércitos de maestros en huelga y miles de ciudadanos de a pie que asisten a manifestaciones contra el gobierno, Velasco se vio obligado a aceptar las demandas de los maestros o enfrentar la posibilidad de un golpe de Estado. Velasco aumentó el salario de los maestros e incluso les pagó por los días que estuvieron en huelga. Los profesores podrían alzarse con la victoria, en parte gracias al efecto catalizador de la carta del padre Fred Green SJ.

Pero ahora, Velasco quería venganza. Convencido de que Fred era un agente de la CIA encubierto para derrocar a su gobierno. Velasco envió a sus agentes a Tacna y al Colegio Cristo Rey, tanto para observar este problemático gringo y arrestar a algunos de sus maestros. En una operación calculada, dos de los profesores de Fred fueron "desaparecidos" y enviados a la selva peruana donde fueron retenidos como prisioneros políticos.

Gracias a que Fred Green pensó rápido, no fueron capturados más maestros. El padre Fred subrepticiamente celebró una boda en la casa de una profesora y luego animó a la nueva pareja que fueran a la aislada casa de los jesuitas en la playa para una "luna de miel", en un esquema para evadir los espías de Velasco. Al final, Fred pudo ser más listo Velasco: él se quedó en el Perú y sus maestros, después de un período de detención, volvieron a sus aulas sin imperturbaciones.

Con el desarrollo de la historia de Fred, estoy una vez más conscientes de la enorme privilegio de poder pasar tiempo con un hombre que me inspira a veces a considerar la vocación al sacerdocio. Y la causa que hoy parece cada vez más urgente. Fred es el segundo más antiguo de los jesuitas en el Perú, sin embargo, el resto no se quedan atrás. La Compañía de Jesús está envejeciendo rápidamente y se ve amenazada constantemente para apoyar las obras como las que Fred comenzó, con un número cada vez menor de religiosos. En efecto, reunido con Fred al final de su vida, me encuentro con un guerrero humilde preparándose para una última pelea. El padre Fred Green SJ ha repelido los golpes de los pilotos de combate japoneses, los dictadores de América Latina y los burócratas de Tacna, sin embargo, ahora se enfrenta a un enemigo mucho más infatigable: su propia mortalidad.

Esta lucha contra el tiempo es más evidente en el Colegio Miguel Pro, la segunda escuela que Fred fundó en 1992, donde tres de mis compañeros jesuitas voluntarios trabajan actualmente. Por desgracia, esta escuela es todavía dependiente del dinero que el padre Fred Green obtiene con viajes anuales a los EE.UU. para obtener donaciones y otras formas sostenibles de financiación.

Sorprendentemente, Fred todavía es capaz de encontrar el dinero suficiente para que el Colegio Miguel Pro pueda ofrecer una educación completa (es capaz de educar a un estudiante por $129 al año, a pesar de la caída del valor del dólar y el alza de precios de los alimentos). El problema es que el padre Fred Green es incapaz de mantenerse al día con las exigencias de los viajes de recaudación de fondos.

¿Qué va a pasar con el Colegio Miguel Pro cuando Fred parta? ¿Es nuestro trabajo como voluntarios continuar con la financiación de su buen trabajo? ¿Sería mejor si Miguel Pro fuera administrado por el gobierno peruano? ¿Es bueno que las escuelas de Fred sean dependientes del financiamiento externo?
¿Esta el Cuerpo Internacional de Voluntarios Jesuitas (JVI) contribuyendo a una dependencia poco saludable en el "Oeste" a través de nuestra presencia en estas escuelas?

Estas son preguntas reales que Fred y mis compañeros de la comunidad abordamos a diario. Usted puede imaginar las tensiones que se acumulan a partir de las incertidumbres planteadas por el futuro del Colegio Miguel Pro. Por otra parte, como ya he mencionado anteriormente, cuando se enfrenta a estos enormes desafíos, la respuesta puede ser el miedo impulsado por la inercia. Usted no sabe cómo lidiar con el problema por lo que su respuesta es lenta o inexistente.

Aquí, en la playa, aunque, sumergiéndonos en la suma de experiencias de la vida de Fred, el foco no está en estos elefantes de la casa. Para bien o para mal, he robado un momento para aprender del pasado de Fred. La lucha continuará mañana. Por ahora, los dos solos nos queda sentarnos, tomar un descanso de las tensiones de Tacna, y mirar hacia el azul del Pacífico.

Publicado en http://jesuitvolunteers.blogspot.com/2008/12/dermot-fr-fred.html por Dermot del Cuerpo Internacional de Voluntarios Jesuitas (JVI)

No hay comentarios: